Avisar de contenido inadecuado

El amor asesinado de Emilia Pardo Bazán.

{
}

Nunca podrá decirse que la infeliz Eva omitió ningún medio lícito de zafarse de aquel tunantuelo de Amor, que la perseguía sin dejarle punto de reposo.

Empezó poniendo tierra en medio, viajando para romper el hechizo que sujeta al alma a los lugares donde por primera vez se nos aparece el Amor. Precaución inútil, tiempo perdido; pues el pícaro rapaz se subió a la zaga del coche, se agazapó bajo los asientos del tren, más adelante se deslizó en el saquillo de mano, y por último en los bolsillos de la viajera. En cada punto donde Eva se detenía, sacaba el Amor su cabecita maliciosa y le decía con sonrisa picaresca y confidencial: «No me separo de ti. Vamos juntos.»

Entonces Eva, que no se dormía, mandó construir una altísima torre bien resguardada con cubos, bastiones, fosos y contrafosos, defendida por guardias veteranos, y con rastrillos y macizas puertas chapeadas y claveteadas de hierro, cerradas día y noche. Pero al abrir la ventana, un anochecer que se asomó agobiada de tedio a mirar el campo y a gozar la apacible y melancólica luz de la luna saliente, el rapaz se coló en la estancia; y si bien le expulsó de ella y colocó rejas dobles, con agudos pinchos, y se encarceló voluntariamente, sólo consiguió Eva que el amor entrase por las hendiduras de la pared, por los canalones del tejado o por el agujero de la llave.

Furiosa, hizo tomar las grietas y calafatear los intersticios, creyéndose a salvo de atrevimientos y demasías; mas no contaba con lo ducho que es en tretas y picardihuelas el Amor. El muy maldito se disolvió en los átomos del aire, y envuelto en ellos se le metió en boca y pulmones, de modo que Eva se pasó el día respirándole, exaltada, loca, con una fiebre muy semejante a la que causa la atmósfera sobresaturada de oxígeno.

Ya fuera de tino, desesperando de poder tener a raya al malvado Amor, Eva comenzó a pensar en la manera de librarse de él definitivamente, a toda costa, sin reparar en medios ni detenerse en escrúpulos. Entre el Amor y Eva, la lucha era a muerte, y no importaba el cómo se vencía, sino sólo obtener la victoria.

Eva se conocía bien, no porque fuese muy reflexiva, sino porque poseía instinto sagaz y certero; y conociéndose, sabía que era capaz de engatusar con maulas y zalamerías al mismo diablo, que no al Amor, de suyo inflamable y fácil de seducir. Propúsose, pues, chasquear al Amor, y desembarazarse de él sobre seguro y traicioneramente, asesinándole.

Preparó sus redes y anzuelos, y poniendo en ellos cebo de flores y de miel dulcísima, atrajo al Amor haciéndole graciosos guiños y dirigiéndole sonrisas de embriagadora ternura y palabras entre graves y mimosas, en voz velada por la emoción, de notas más melodiosas que las del agua cuando se destrenza sobre guijas o cae suspirando en morisca fuente.

El Amor acudió volando, alegre, gentil, feliz, aturdido y confiado como niño, impetuoso y engreído como mancebo, plácido y sereno como varón vigoroso.

Eva le acogió en su regazo; acaricióle con felina blandura; sirvióle golosinas; le arrulló para que se adormeciese tranquilo, y así que le vio calmarse recostando en su pecho la cabeza, se preparó a estrangularle, apretándole la garganta con rabia y brío.

Un sentimiento de pena y lástima la contuvo, sin embargo, breves instantes. ¡Estaba tan lindo, tan divinamente hermoso el condenado Amor aquel! Sobre sus mejillas de nácar, palidecidas por la felicidad, caía una lluvia de rizos de oro, finos como las mismas hebras de la luz; y de su boca purpúrea, risueña aún, de entre la doble sarta de piñones mondados de sus dientes, salía un soplo aromático, igual y puro. Sus azules pupilas, entreabiertas, húmedas, conservaban la languidez dichosa de los últimos instantes; y plegadas sobre su cuerpo de helénicas proporciones, sus alas color de rosa parecían pétalos arrancados. Eva notó ganas de llorar...

No había remedio; tenía que asesinarle si quería vivir digna, respetada, libre..., no cerrando los ojos por no ver al muchacho, apretó las manos enérgicamente, largo, largo tiempo, horrorizada del estertor que oía, del quejido sordo y lúgubre exhalado por el Amor agonizante.

Al fin, Eva soltó a la víctima y la contempló... El Amor ni respiraba ni se rebullía; estaba muerto.

Al punto mismo que se cercioraba de esto, la criminal percibió un dolor terrible, extraño, inexplicable, algo como una ola de sangre que ascendía a su cerebro, y como un aro de hierro que oprimía gradualmente su pecho, asfixiándola. Comprendió lo que sucedía...

El Amor a quien creía tener en brazos, estaba más adentro, en su mismo corazón, y Eva, al asesinarle, se había suicidado.

{
}
{
}

Comentarios El amor asesinado de Emilia Pardo Bazán.

hola me gusta tu cuento , interesant y muy divino komo yo
karina rodriguez karina rodriguez 19/02/2010 a las 00:18
Mierdaaa Wn iio Sabiiaa Esaaa Vaiinaaa!
Danieikar Danieikar 10/06/2010 a las 19:45
Me gusto esta muy padre
neny neny 03/01/2012 a las 22:55
jo esta genial me lo encargaron de tarea & esta bn padre
alondra alondra 11/01/2012 a las 01:45
puta la wea fome
chupala chupala 13/04/2012 a las 15:20

Anónimo Anónimo 13/04/2012 a las 15:23
bruno te gusta el loli
hola bruna hola bruna 13/04/2012 a las 15:27
mamame la  berga
ola puta ola puta 13/04/2012 a las 15:28
bruno kl.l.
.l. .l. 13/04/2012 a las 15:31
teb gusta mamarmela puto
pato maraco pato maraco 13/04/2012 a las 15:32
chupala bruno  kl .i.
hola puta hola puta 13/04/2012 a las 15:36
VENTA DE CONTRASEÑAS HOTMAIL GMAIL YAHOO FACEBOOK Twitter
Contactos: elhacker@loginrs.net
Mi sistema de trabajo funciona así.
Usted me dice la cuenta que quiere hackear.
Yo procedo a realizar el trabajo y en cuanto tengo la contraseña
Le doy las pruebas suficientes para recién cobrar, antes no cobramos nada
Nuestro servicio es nuevo y no te hacemos perder el tiempo ni tu dinero, solo pagas cuando te mostramos el mail hackeado, para poder contactarnos solo escribe y cuéntanos tu caso.
Nosotros nos encargamos de ofrecerte las posibles soluciones y logramos resolverlo hasta el final.
El servicio es totalmente confidencial y anónimo, con total discreción
Te invitamos a contactarnos. Solo pedimos seas una persona seria y responsable
Pruebas:
- Pantalla de mensajes
- Lista de contactos
- mensajes enviados y recibidos
- Te escribo desde la cuenta del correo
- le escribes al correo y te digo que contiene
Pagos:
Western Unión
Money Gram
Contactos: elhacker@loginrs.net
hackers hackers 01/02/2014 a las 17:41

Deja tu comentario El amor asesinado de Emilia Pardo Bazán.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre